Compartir-nos

Por JesRICART - 14 de Enero, 2010, 19:39, Categoría: POETASÒFIA

Compartir-nos.

Compartir és el verb del gran repte del mil.leni,  compartir-ho tot: des de les coses  materials als sentiments més etèrics.

Tot el que no hem fet en el passat per la pèrdua dels escenaris presencials comuns  es pot reengantxar com tercera oportunitat en els escenaris de Digitalandia.

 Quina gran declaració la que diu  t' estimo, en veu alta i per tothom o qui sap, si es una declaració discreta que només rep aquella persona que sap amb certesa que ha estat declarada només per ella. De tota manera es una frase maca trobàrte-la a l 'encendre la pantalla.

No sé si cumplir més de 50 anys és massa bona idea. a partir d' aquesta xifra, si no abans, saps que el món que deixaràs al morir serà força pitjor que el que vas heretar al nèixer. Tot i així es divertit i ben que algú et feliciti de tard edn tard, encara que viure no sigui cap mèrit, només és el resultat d' una inèrcia.

 Escriure (teclejar o fer anar un dictòfon) serà compatible amb les inquietuts mundanes durant  la resta del XXI, tot i que les lectures de consolació seran substituïdes per empastiillaments que neutralitzin les ansies de satisfacció intel.lectual. El que més pot reduir l' escriptura a la nu.llitat és la seva falta de comprensió, com que la oralitat ja passa per això i els parlants segueixen parlant. tot queda sota control. L' úncia diferència entre un nonagenari i un quasi sexuagenari son uns tres decenis de separació.

 La veritat  és tractada com un absolut quan no se la vol trobar. Pensar vol dir repensarla, per tant defugir de dogmes i escapar de conclusions inalterables. Pensar (crear, doncs) és un posicionament fresc continuament adaptat a les situacions emergents. La vida passa a ser el que vols que sigui quan l' artistifiques (ja ho fem prou, crec, pel que ens coneixem) i no sucumbeix als dictums del mercat (tant dels productes com de les tradicions). No hi compto amb un més enllà per entendre la vida. em valc de teories i criteris, anàlisi d' experiències, per entendre la que tinc i la que veig la que tenen altres essers vius, als que ja no incloc nomes els meus semblants No som una sola cosa ni habitem un sol estat, de fet no som un sol cos, ni un individu és un individu. En tant que conglomerats d' ones i d' interinfluències som moltes coses amb fonts d' informació  d 'inspiració diverses. No ho podem ser tot però sí apropar-nos conceptualment al significat de totalitat.  Aquesta és la meva tesi ¿quina és la teva?

A  les inèrcies tradicionals (efemèrides de tota mena: regalies,  fraseologia feta i altres no virtuts de la programació cerebral) és on es demostren les resistències per superar el passat.

Em replego i em recargolo en el jo-robot assimovià que m' agradaria ser enlloc de passar per amic imaginari, dipositari de només petons inalàmbrics i condemant a la intagil.libilitat. Però mes val ser una pampalluga que s' engronxa a unes pestanyes que ser reduït a la mera inexistència sense nom ni lletres.Encara que em deixis fora dels teus pecats -que els afirmes- saps que el meu cau de pirata a uns kms no gaire lluny del teu, pot acollir les teves investigacions de dona proto-poètica.

Estic aqui, a pocs segons de tu, quasi a la instantaneïtat.Estic i hi sóc encara que no em tinguis ni et tingui. El misteri de les lletres està en la tendresa que donen i que no esperen de retorn i amb interessos.

Enten-me. soc les meves lletres que com tu son fetes de vapor. No t`espero als tés de cada mati ni et propso passejar o parlar o tocar-nos, mes del que ja fem, n iquedar per res. Estic al corrent de la famosa incapacitat per l' encontre del gènere humà. No necessito les cites en tinc prou amb els encreuaments.

No cerco capfluixos (no existeix “casquivana” en català) ni havia considerat que el teu ho fora. Explica' m això; "jo soc el que tu vulguis pero no em demanis que sigui el que tu viols" en què quedem? No demano ni reclamo, exposo i observo la vida. Faig com si tot plegat foren les figures de porcellana de les vitrines de museus: es miren i no es toquen. Les meves mans ja estan ocupades en altres entrecuixos existencials.

El que tu dius parafernàlia forma part d' un conglomerat de poètica, feta amb reculls de notes i ratlles de les que no s`esnifen, que a vegades troben el ressó de mirades atentes com la teva. Per a mi son les frases que m' ha ensenyat els arbres dels boscos que parlen o de les granotes de bassals que amaguen prínceps.

El millor regal que em podries donar seria el que desestenguessis la roba que no s`acaba d' eixugar o deixant-la penjada no et condicionés per parlar-ho tot, per mirar-me o venir-me a buscar.Els teus petons de mel ja em van bé com a "tentenpies" però ja deus saber a aquestes alçades que sóc un home de terra, que necessito ser regat de quan en quan amb les mollenes de la passió d' una walkiria en ganes d' escapar-se de la seva vida de bona minyona sense pecats.

S' ha de comptar en que una part dels missatges enviats no arriben a destí i una altra part, dels que hi arriben no són decodificats.

¿Per què aquesta necessitat de desacreditar el pensament creatiu, l' únic que pot rescatar de la foscúria a l ' ésser humà? ¿De què serveix insistir en la idiòcia humana i en la pròpia -en la teva- sense optar per solucuions quela resolguin? ¿No és la més idiòcia de totes la que insisteix en ella sense proposar-li solució?

Creativitat no és igual a salvació (d' altra banda paraula messiànica i pseudoreligiosa) sinó modificació de la realitat. La intel.lectualitat i l 'art fan del panorama un millor lloc que habitar. Les figures del pensador i de l' artista (l' art pensa plasticament el que el pensament ho fa en l abstracció) es substreuen a passar per les calamitats de la majoria dels mortals. Ja hi guanyen doncs pel que fa als seus paradissos personals. La immensitat és jas una noció del pensament. Ningú s ha posat a mesurar-la ni existeixen instruments de mesura per fer-ho. La particula més petita de l' univers està relacionada amb la resta del sosptable encara que no sigui congnoscible. Apostar pel pensament és fer-ho per la descoberta de veritats tot i que té un cost de dolor. Deixar de fer-ho a canvi d' una felicitat comerciada tampoc estalvia el patiment de les mentides. Cal triar una via o un altre com opció biogràfica.

Fresa y Chocolate.

Por JesRICART - 13 de Diciembre, 2009, 12:20, Categoría: Escénica

La revolución pendiente de las mentalidades.

En Fresa y chocolate, la película de Tomás Gutiérrez Altea y Juan Carlos Tabio, con un guión de Senel Paz, habla de la Habana de principios de los 90 en una Cuba castrista con todos los tópicos de la revolución aun pendientes de revisión. Es la historia de una relación personal sentimental que gira en torno a tres personajes: un universitario hijo de una familia pobre que es militante convencido del comunismo, un homosexual amante de la exquisitez que trata de seducirlo, y una amiga de este y vecina.  El convencido tiene unas ideas muy simples sobre lo que es la sociedad. La perorata de Fidel escrita  en el vestíbulo de una gran casa compartida en la que vive con las paredes descascarilladas es un detalle, la consigna de el hombre nuevo de Guevara, otro. Cuando el muchacho es invitado por el gay a su casa  se muestra inseguro y desconfiado. Poco a poco sus visitas van en aumento hasta el punto que él trae sus estandartes, cuelga una foto de la figura del che y la banderita del país.

En un principio el estudiante va allí para espiar al homosexual por encargo de otro compañero de universidad que es quien tiene el contacto con otro nivel de jefatura dentro del partido. Se parte de la idea de que un homosexual ha de ser por definición contrarrevolucionario. La homosexualidad tiene una larga trayectoria de persecución y represión en casi todos los países sin que no se razones los verdaderos, motivos de la exclusión que se la hace. Lo que no puede soportar un estado, en particular las dictaduras monocolores, es que la sociedad pueda gozar por su cuenta y a su manera sin pedir permiso a nadie y sin tener que pagar impuestos por sus goces. Para la Cuba monolítica de después de 1959, como si no hubieran pasado las décadas, no se entiende que una parte de la población no viva los fetichismos del estado mayor como propios.

El gay de la película presenta la exquisitez: escucha en el reproductor musical a María Callas y bebe Johny Walker. Poco a poco el estudiante va saliendo de su ingenuidad y contactando con el lado humano de la historia librado de los prejuicios. Lo que nace entre los dos hombres es una amistad, hasta el punto que el homo le pide a su vecina y amiga, una personalidad emocionalmente  inestable y depresiva, con 5 tentativas de suicidio en su haber, a que introduzca al chico a la sexualidad ya que es virgen. Ese militante ha sido despechado por su novia que ha elegido a otro hombre para casarse y con la que no llegaron a tener relaciones sexuales completas a pesar de haber buscado una habitación alquilada para eso. Esa no relación con ella y ser abandonado lo han marcado profundamente. Al empezar la historia sexual con la vecina del gay que con este le presentan otro mundo distinto, el de la realidad de la calle (se dedican al estraperlo y acumulan dólares americanos), se le empieza a caer el esquema tan rígido del castrismo.

La diferencia de comportamiento del militante lo nota su compañero de universidad y compañero de habitación. Cuando este va hasta la casa donde vive el gay y encuentra al militante con dos ramos de flores, uno para su amante y otro para él, juzga la situación como que también es homosexual. La oportunidad para hablar de ello no es empleada para hacerlo. Lo homosexual es un tabú. Pero también lo es el conjunto de la sexualidad. La sociedad no ha resuelto cosas elementales en una época histórica y en una latitud geográfica rebosante de sexualidad, por lo que hace a la juventud. Se trata de una contradicción ideológica pero también caribeña. Cuando por la calle pasa una pareja anónima y el hombre le mira al culo a otra mujer despampanante, su acompañante femenina le hace un ademan de pegarle para que no la mire. Revolución política sí que la hubo (es decir,  el paso del poder unas manos a otras), revolución social e ideológica, no. Todo lo contrario, el eco de que  los nuevos credos de estado dogmatizan las relaciones cotidianas suenan como telón de fondo. Los pocos planos de exteriores dan cuenta de una sociedad ociosa. Esta es una historia de interiores. El gay quiere ayudar a un amigo suyo con una exposición de arte en la embajada. Finalmente eso no se concreta. Protesta por escrito lo cual genera nuevas represalias en su contra. Eso le cuesta una expulsión del país. El chico joven se resiste a aceptar que las cosas de la realidad funcionen así.

El gay de la historia no trata de convencer. Bastante tiene en mantenerse al margen de la idiocia colectiva. Resume el cuadro del perseguido, del espiado, del amonestado. No participa de las guardias, no cree en la idea colectiva del enemigo a 90 millas de distancia.

El argumento evoca parcialmente la historia de El beso de la mujer araña de Manuel Puig donde también hay una relación entre un gay y un militante revolucionario ambos compartiendo una celda, el uno por razones de exclusión social y el otro por represión política de sus ideas. El gay lo cuida y le cura sus heridas por las torturas recibidas del otro y le cuenta una  fantasía con la que sobrevive a tantos días de dolor y de oscuridad. Aquí hay una actitud de solidaridad humana básica sin formación política alguna; en Fresa y Chocolate la dulzura en el trato con alguien que viene con las ideas del poder a las que se rinde, por el hecho de tener universidad gratis y sin ver más allá de sus narices, indica que la revolución está al lado de la innovación y esta de quien no renuncia a su vida a pesar de un estado represor que le impida sus elecciones de placer y de pensamiento. La historia, sencilla y ordinaria en sí misma, enseña que la revolución no está en los eslóganes ni el culto al personalismo de los hombres de estado sino en la humanidad en construir nuevas formas de ser. Cuba nunca ha construido un hombre nuevo de acuerdo con el deseo guevariano ni ha creado las condiciones para ello. En vez de eso ha contribuido a una sociedad retrasada en la que solo se deja que prevalezcan los adeptos, una sociedad de chismorreos y espionajes. Una sociedad en la que hay que vigilar que las puertas estén cerradas para que los vecinos inmediatos no se chiven.

El gay se hace mal ver por su forma delicada de ser, por no participar en las guardias de calle o de edificio, por vivir su vida sin hacer daño a nadie y sufriendo por los daños de marginación que le infringen. A la vez muestra su deseo por la cultura, consigue libros y autores que no son de circulación oficial  como uno de Vargas Llosa. Le gusta la cultura como goce pero también como responsabilidad tal como pertinentemente señala Jesús Díaz. El gay del argumento sufre más por su condición homosexual que otros de su misma inclinación sexual que viven en otros países de cuño capitalista donde la legislación ha avanzado algo para descriminalizar esa inclinación y protegerla en alguna medida.

 

Oscar Wilde. Xantatge i Poder.

Por JesRICART - 9 de Diciembre, 2009, 18:09, Categoría: Escénica

 

Xantatge i Poder.

Josep Maria Mestres, a la direcció de Un marit ideal de Oscar Wilde, porta a escena una història de poder i contra poder personal en la que cada personatge queda perfectament caracteritzat i diferenciat i on el valor de la veritat ho és no tant perquè sigui reconeguda com perquè acabi sent gestionada de la millor manera però no a conveniència de totes les parts. El director opina que l' eix central de l' obra giravolta en torn al món de la política i de la corrupció. És un ensarronament de l 'argument que no deixa anar tan senzillament el joc de poders i contrapoders personals on la figura del xantatge i també la del contraxantatge explica tot el misteri.

A un home de càrrec important amb presencia parlamentaria i referencialitat política considerable en el país li és trencada la seva pau domèstica per la irrupció d' una antiga coneguda i companya d' escola de la seva esposa dient-li que te en les seves manes cert document autògraf fet i signat pel polític segons el qual va vendre documentació confidencial per escalar en la seva carrera. De coneixe' s l'existència d' aquest text la seva reputació se n' aniria a orris. La xantatgista no té cap mena d' escrúpols en fer la seva exposició i donar un plaç breu perquè el parlamentari faci una intervenció a favor de la empresa petroliera a la que representa aquella i que se sap que es inconvenient per l'economia del país i la natura. A la xantatgista no se la tracta de tal ni en aquesta primera intervenció ni en cap altra de la resta de la trama. Fa ser vir la seva prepotència i seducció, la se va habilitat per imposar la seva força directiva, el seu absolutament desvergonyit cinisme.

Ja hi havia precedents de com era. L' esposa del polític la recordava així de molt temps enrere. Es un cas patètic d' algú que no evoluciona ni canvia ni vol fer-ho, d' algú empassat en el vòmit de la seva pròpia cobdícia. Ja es prou rica però vol més poder. La definició del significat d'aquest es evocada com un plaer.

Per la seva banda l' esposa del polític el té per un caudal de virtuts. D' enterar-se que el seu home no és el que pensa que es tot se n' aniria a orris. El polític es queda sota l' amenaça de la xantatgista i accepta contra la seva ètica fer el que li demani a canvi d' esborrar el seu passat en el que va tenir un comportament no ètic. Es qui té la tessitura pitjor: tenir que sostenir un futur tapant permanentment la mateixa mentira del seu passat. El millor amic del marit li recull la confidència. Es qui fa el par de noctàmbul, festiu i fluix en responsabilitats, amb un pare que li insisteix en que es casi d' una vegada i que el menysprea tractant-lo de senyoret. Es també el rol de qui s' ho mira tot des de la displicència estant pel damunt dels conflictes dels demés. Aquest amic és la clau del desenllaç de tot plegat al descobrir-li a la xantatgista -a una altra època promesa seva- que havia estat lladre d' un braçalet de diamants, detall que la casualitat li fa descobrir. La una li dona la carta autògrafa a l' altre a canvi de que aquest suspengui la seva amenaça de denunciar-la. L' amic es també qui li fa reconsiderar a l' esposa la seva rigidesa recordant-li que sense molta compassió res hauria rutllat. L' esposa convenç al marit perquè no claudiqui a la seva idea i que el seu discurs parlamentari sigui en contra de la instal·lació de la companyia petroliera, d' acord amb els informes de la comissió que ja ha estudiat la seva falta de viabilitat. Rere el discurs , declarat el més eloqüent de l' època, l' home sap que es qüestió d' hores que el seu destí sigui segellat per sempre. S' ha desdit de cedir al xantatge pressionat per la seva esposa, però li retrau a aquesta posar l 'estabilitat dels dos a la corda fluixa.

La destrucció de la lletra comprometedora el neteja davant possibles perills. L' anàlisi de la veritat concreta de la que se n' avergonya (haver vengut informació confidencial d una manera fraudulenta) no es fa. Tothom suposa que això està mal fet. La confidencialitat és un intocable, un valor tòpic que s' estalvia tota revisió. Ni el mateix xantatjat té el mínim argument a favor del que va fer, tot el que encerta a dir es que va ser un pecat de jovenesa. L' amic rialler dipositari de tot el que passa i força ferm davant els encants posats al servei de la seducció perversa de la xantatgista li aplica el mateix recurs del que ella no té cap mena d' inconvenient ètic en fer-lo. Només la por al veure en perill el seu benestar es dona per perduda però roba el mòbil (estri adaptat a les noves versions teatrals de peces llunyanes) del noi per pressionar-lo per un missatge rebut de l' esposa del polític que el vol veure per que esta força afligida i el necessita. Les frases del seu missatge es poden interpretar com les d' una amant. Això queda aclarit posteriorment just quan l' amic ja s' ha compromès per casar-se amb la germana del polític, una noia d'ego inflamat per la que els homes han de girar al seu voltant. Un cop tot aclarit enlloc de retirar-se de la vida pública, el polític va a mes i és anomenat ministre. La història es continua escrivint a la rere-botiga de les aparences. Pel pare de l' amic el triomfador és el polític. L¡ amic és el qui dona la gran lliçó deixant que les veritats siguin conegudes només per qui les pugui entendre.

Totes les relacions humanes es mouen en constelogrames de poder. La cosa a pensar no es tan si el poder es o no es (penso que és inextingible i indesitjable d' extingir) com l'ús que se' n fa sense sotmetre a ningú per preparar les condicions per les realitzacions de les virtuts.


Microobjetos acumulados

Por Noé Cándor - 20 de Agosto, 2009, 13:25, Categoría: Notas de Campo

Descriptor de un real ante microobjetos acumulados

A mi alrededor cajas de papeles. Es mi sino. He de empezar a ordenar: me lo dije un siglo atrás. Aunque el orden mejor es el más expeditivo: acabar con todo pasándolo por el rito del fuego. Por ahora no lo hago y respeto lo vigente. O mejor: permito que lo vigente siga vivo. Tomo uno de los fardos q que parece fácil, una caja de cartón  que en otrora había guardado unos zapatos. La forré con etiquetas adhesivas y está llena, además de notas y papeles de pequeños objetos no sé si  inmundos o pasables. Del tamaño de un ladrillo ésta caja puede contener un pequeño gran universo. Veamos: una hoja de papel con 28 cuadrados, la mitad oscurecidos con rallas de bolígrafo. En alguna ocasión a falta de tablero de ajedrez improvisaría uno así. Puedo desprenderme de él, lo tiro a la papelera. Siguiente elemento: un recorte de la Veu del Carrer (bonito título para un periódico)  con las direcciones de de las asociaciones de veïns de Barcelona. Sigo: una tarjeta de una empresa de maderas que digitalizo para  recursos; un volante de propaganda de otra de distribución de mail local, capturo  igualmente el dato. Otro volante de Natural exprés. Con servicio vegetariano a domicilio que no tomo datos porque cerró el local. Unas gomas elásticas de las empleadas como tirachinas, llaman mi atención. Las reúno y guardo en el cajón del escritorio, aproximadamente cerca de donde deben de ir. Prosigo y me encuentro con un cromo de álbumes de Aguilera, un jugador del atlético de Madrid. Ya no los hacen como los de antes, ahora son plastificados y adhesivos. Separo el protector y lo utilizo como refuerzo del forro en un canto de la caja de zapatos. Me sigo perdiendo en cada uno de los detalles. Antes de darme cuenta estoy sumergido en un pequeño gran almacén. Yo soy una miniatura frente al centenar largo de papelitos y cositas. ¿Por qué los habré guardado en su momento? Ah sí, ya recuerdo. Lo hice con la intención de no desprenderme de datos que tal vez pudieran ser útiles. Sí, sí, direcciones y más direcciones, eh aquí la fábula de todo sujeto cívico que se precie de su recursividad, sus informaciones y sus contactos. ¿Qué es un ser asociado sino un tipo con relaciones? Eso es, cuantas más mejor. Pero uno no es lo que son los demás o no puede ser tenido en cuenta como portal de acceso a los demás, porque si sólo es eso, es un simple puente. No es nadie. Es lo mismo que la chica fea  que es seducida para  que facilite la amistad con sus amigas guapas. ¿En qué queda la relación auténtica? Es un montoncito de ceniza sin ningún valor. Pero yo quise pensar que en realidad  los almacenajes de datos eran recursos intelectuales reservados que podrían ser útiles en caso de emergencia. No tanto por contactos con terceros, como por contactos con ideas. ¿Ideas para escribir?, ¿para reinventar personajes?, ¿para incorporarlas a la propia fraseología? ¿Para impactar con ocurrencias a otros? ¿Para  saber más?  Lo real no pasa por lo sabido sino por su opuesto: lo que no se sabe. La realidad es el fantasma que te persigue y cuando lo buscas bajo su sábana te das cuenta que no guarda nada, pero que sin embargo te seguirá atemorizando en la siguiente secuencia de sombras. Todo grupo de cosas guardadas en un cajón de sastre o como es el caso en esta caja de cartón, es un test proyectivo representado por una colección tácita, que se va haciendo espontáneamente. Es el fruto de no querer desprenderse de aquello que puede ser importante pero que no hay tiempo para evaluarlo y que va de la sobremesa del escritorio a ese rincón donde puede pasar meses o años. Luego tras su rescate en una mezcla de papeles  escritos, entradas de teatro, notas adhesivas, monedas, chinchetas, clips, grafos, un biconector de cable telefónico, un cepillador para el teclado, una nota escrita con una dirección, un tubo de cola, un diskette 3,5 sin etiqueta y varias invitaciones de varios tipos, te das cuenta de un retazo biográfico que te transporta a escenas pasadas.

Sulillevado por la corsetería triumph  de blancos de pureza de una hoja impresa de publicidad recortada no recordando porqué razón el sujeto realista se seca con el ambiente calefaccionado tras su sumergimiento por unos supuestos datos que no lo son, salvo uno, el de que sólo a él se le ocurre guardar esa micro-realidad, tal vez con el ánimo de inspirar cualquier descripción perfectamente innecesaria. Como ésta. ¿Y todo esto es real? No lo es claro salvo porque  me ha ocupado un  rato de ordenador. Ah, la caja. La caja la he tirado y también aquello que no servía para despacho o para colecciones.



[1] De haber hecho una pintura con éste relato,su título habría sido: Un encrucijado ante su billón de datos.

La bifurcación en la cola

Por YASHUAbcn - 10 de Agosto, 2009, 23:38, Categoría: Notas de Campo

La bifuracación en la cola

 

Ikea pero también en Día y otros establecimientos  de consumos sucede-o puede suceder- que haya una sola cola común de espera para dos cajas de  pago. Llega un momento en que esa cola se bifurca en dos optando por una u otra caja. Hacerlo tiene algo de lotería pues tal vez la caja elegida sea la más lenta. No hacerlo y espera a que se desaloje una de las dos cajas para acudir a ella puede significar una bronca  de los que vienen detrás, creyendo que les toca esperar más por demorar la decisión´ de en que caja meterse. He podido observar broncas en torno a este tema y yo mismo me vi  sobrecogido por el acontecimiento de una señora de 20años que venía detrás mío y que optó por colarse descaradamente por estar aguardando unos minutos para decidir a qué caja ir sin, por supuesto, obligar a que esperaran más los otros clientes. Hice la siguiente reflexión: si el personal no tiene el mínimo de capacidad de cálculo para saber que  la bifurcación anticipada de una cola no la abrevia, ¿cómo va a tener conciencia para enfrentar sus destinos históricos y asumir  capacidad política para auto organizarse socialmente? En otros países hay carteles públicos en los que instruyen cómo hacer las colas en las paradas de buses o cómo aguardar al metro en los andenes. No hace mucho se tenía que indicar- con sendos carteles- al personal  que no debía escupir en el suelo si no en las escupideras. ¿Cuántas décadas harán falta para enseñar  que un cliente que hace cola puede esperar hasta el último momento  para decidir que caja se desaloja para ir a pagar a ella? Lo mismo, curiosamente, que se hace ante los cajeros automáticos de los bancos, en que aquí sí se ha sumido una cola unificada sin bifurcar hasta el final. 

Seguiremos observando el cromo de las  incidencias cotidianas.

 

 

 

Viajar en ascensor

Por YASHUAbcn - 10 de Agosto, 2009, 23:36, Categoría: Notas de Campo

Viajar en ascensor.

Tener la necesidad de usar el ascensor comunitario es algo que no está exento de peligros. ¡Afortunados aquellos que viven en plantas bajas por poder prescindir de ellos!, pero incluso estos pueden  topar con el  furor del evento en sus desplazamientos del garaje a la planta baja. Pues bien en estos viajes uno se arriesga a muchas cosas pero solo comentaremos dos de las tópicas: una encontrar invadido el camarín con el humo que ha pasado por tráquea y pulmones de alguien ajeno que aunque no tiene porque ser un tísico, puede dar un cierto repelús; y dos, dar con pelos de perros de los  amantes caninos que los sacan a pasear para hacer ejercicio peo que no lo inician desde las mismas escaleras. Pelos, humo y pavas aplastadas configuran un decorado que permite emplear estos minutos arriba y abajo con el elevador sobre el respeto humano y enjundias parecidas.

Un furgonetero currante

Por S.Maraselva - 10 de Agosto, 2009, 23:33, Categoría: Notas de Campo

La furgoneta del que “trabajaba”

Llegó a unos grandes almacenes de ferretería cuyo callejón contiguo sin salida suele tener espacio para estacionar el coche durante un momento. Una furgoneta de grandes dimensiones taponaba la entrada a pesar de haber un par de sitios libres para aparcar. Se lo hice notar al chófer tras estacionar mi vehículo detrás del suyo ya que no podía acceder a otra ubicación.

-Estoy trabajando, me dijo.

-los demás nos hacemos pajas, le contestándome  vencido de entrada para razonar cualquier argumento sobre civismo, hospitalidad social o reparto del espacio urbano de acuerdo a las normas  del código de circulación.

-Le hago saber -añadí-  que mi coche esta justo detrás del suyo y que vaya con cuidado.

Dijo  algo así  que lo abollaría  pero yo ya  no lo escuché y entré  en el establecimiento para hacer mis compras. Tras las cuales volví al volante.

El tipo había descendido del lugar del conductor  y miraba a través de la cristalera del escaparate, en pose chimpancé.  Por si  su presunto socio había  concluido las compras o no. supuso que se avergonzaría al ver que uno de nosotros iba con muletas para desplazarse y necesitaba de la plaza de parking que él había impedido. CdV 18decembre2003

La CAixa de Pensions. Microchanchullos.

Por N.Estebenz Nogal - 11 de Junio, 2009, 13:59, Categoría: Market Merka Productos

Micorochanchullos de La Caixa de Pensions.[1]

A falta de las hojas de reclamaciones nno facilitadas por los establecimientos con los que hayas tenido  un desajuste en el trato bien puedes acudir a las ventanas de internet para denunciar como está el mundo.

Campo de conflicto: oficina de la Caixa de Pensions la más cerca al mercado de Serraparera., en la Avda España de Cerdanyola.Tema: hago un ingreso en mano a una cajera, Pepi Ocaña Romero, que no deja el teléfono  durante  la operación en la que sostiene una conversación personal. Ya tenía pegado el oído al auricular con la cliente anterior sin contestarle a una pregunta que le ha hecho. Le pregunto si me puede atender y sigue dándole bola a su charla. Voy a  otra mesa de consultas, la de Ana María González Málaga, le pregunto cómo es posible que nos sigan cobrando una comisión mensual por el servicio de correo bancario que no recibimos y después de haber pedido por distintas maneras (personándonos y por email) que supriman tal comisión, La ultima demanda nos dijeron que el problema no era suyo sino de otra entidad  bancaria que hace transferencias mensuales (por supuesto era mentira pero fue una forma de quitársenos de encima). La señora González Málaga dice que no puede hacer nada con respecto a esto y que hay que hablar con el director de la oficina expendora de la cartilla. Pido la hoja de reclamaciones, me dice que no me las puede facilitar  porque la directora está fuera en ese momento y que la espere. Digo que no, tomo su nombre y el de la cajera y le digo que ya haré la reclamación por internet. Además le digo que sabe perfectamente que lo legal es tener las hojas de reclamación a disposición del público en el momento en que son pedidas  y no hacerle esperar por este concepto. Ella dice que antes de darlas prefieren conversar (protocolo disuasorio). Le confieso que estoy rebotado con la entidad por un minúsculo detalle y que ahora son dos los motivos de la reclamación por la desatención de la cajera y por no facilitar las hojas de reclamación. En conjunto los detalles y el otro motivo de fondo: el enojo por el cobro de una comisión no autorizada ni legal me llevan a inmortalizar en las páginas de las quejas ciudadanas el nombre de esta entidad. En total  no deja de ser un micro chanchullo (el de ese pago mensual indebido por un servicio de correo postal que no recibimos y que cuando lo recibíamos tampoco lo habíamos pedido). De no haber dejado que esa bola corriera yo no tendría que haber tenido el gusto de tomar nota del nombre de esas dos empleadas y de estar perdiendo el tiempo con esta literatura anecdótica que si bien es enunciativa y se ajusta a la más estricta verdad me quita de otras atenciones elaborativas. Los pequeños detalles hablan de los grandes o de lo no grandes que son las personas y, por supuesto, las entidades y organizaciones. Durante el rato del ingreso tuve la sensación de estar en una verdulería  donde se puede sostener conversaciones en paralelo sin ningún atentado al servicio. No queda nada bien atender sin deferencia al cliente bancario y puesto que la entidad no sabe controlar sus sistemas informáticos o veo porque tenemos que perdonar esos no tan pequeños errores de sus empleados. La mujer de consultas dice que cumple órdenes (esa frase nunca falta en todo escenario de conflicto), muy bien el problema no es con ella, el problema es con una política de entidad cuya imagen se va deteriorando por momentos. Francamente, prefiero tener tratos con mi cuenta on line o con el cajero automático que con los empleados, pero puesto que por esta vía no se puede resolver todo hay que tratarlos en directo y así –al menos en este capítulo- van las cosas.

La realidad, la década día, está repleta de microdetallística. Todoas somos buenoas hasta que  pinchas la cuestión y luego hay un desencadenamiento de pequeños acontecimientos que te siguen recordando que estamos en las antípodas de una actualidad moderna. La modernidad tiene mucho de fachada y de fantasmada. Todo está bien hasta que no aceptas pasar por alto hechos concretos, que por  minúscuclos que sea no dejan de ser hechos. El tiempo que dedico a escribir este artículo cuesta más dinero que el monto de devolución de las comisiones por las que estamos enfadados con esa entidad. Hay un mar de fondo que viene de hace años por otras cuestiones (informaciones triunfalistas sobre un plan de inversión en bolsa, también por impedírsenos domiciliar el pago de la hipoteca en otra entidad) pero es una cuestión de principios. Quien admite dejarse timar por un programa con el que te aplican cargos indebidos está autorizando implícitamente que otro día vengan otros cargos mayores no autorizados. Las entidades bancarias saben que las habilidades matemáticas de la mayor parte de su clientela están a mínimos. Sabe también que un cliente que deposita el dinero necesita ante todo confiar en su banquero y que no desea perseguirlo por operaciones no explicadas ni autorizadas. El banco por su parte está dispuesto a rascar de donde haya para mantener su ritmo de dividendos en alto. Es así que se cobra por todo por libretas y tarjetas también. A quien le vaya bien pagar eso adelante pero no es una posición unánime. Lo ideal sería no tener que ser cliente bancario  pero la vida moderna no permite no serlo. Cuando necesitas liquidez inmediata agradeces que un cajero automático te escupa unos cuantos billetes de curso legal o que con tu tarjeta de debito puedas hacer pagos instantáneos sin pasar por el cajero antes. La vida moderna funciona así. Todo va sobre ruedas hasta que un día por un descubierto de 24 horas tu entidad, esa en la que confías, te pone en números rojos y te  cobra una elevada comisión por descubierto o que te empiezan a cobrar las pequeñas comisiones que al cabo del año, su moto te da para una cena exquisita para dos en un restaurant elegante.

Cuando un banco introduce una normativa de pago por comisiones – y la tendencia es que cada vez se cobra más por todo, ocluido por avisos pro email o sms- enseña sin rubor su racanería. Si no quieres o no puedes  ser cliente bajo estas condiciones no lo seas. ¡Desde luego! Hemos ido dejando la Caixa como entidad en la que hacer todas nuestras operaciones a solo tener una cuenta para hacer unas pocas.

De cada anécdota se saca algún jugo. En esta alta no ha faltado la cucharadita de detritus de la segunda empleada, la que no es la cajera, al decirme que lo que quería era perjudicar a la entidad al pedir la hoja de reclamación. ¡Vaya! ¿Qué se puede esperar con esa frase de una empresa que no entiende que las reclamaciones son para mejorar la calidad de su servicio y cuando menos para cumplir con las ordenes de sus clientes y no con sus chanchullos para mangarle calderillas?

El discurso de la protesta se va engrandeciendo cuanto más tropieza con la disfuncionalidad que no se subsana. No es más que una anécdota secundaria en un mundo lleno de luctuosidades y de crisis graves pero puesto que la empresa motivo de estas líneas no está al margen de las responsabilidad de la debacle económica que está atravesando el país no está de más hacerle saber que algunas de sus actitudes son realmente despreciables.

Posiblemente la cajera estaba atendiendo a un tema personal urgente que no podía esperar a sus horas libres o eso dirá, seguramente la otra empleada vio en un cliente enfadado alguien que había que calmar e su furia, ya que o paraba de decir, pasemos al despacho cuando la conversación tenía visos de convertirse en escándalo en la oficina ante todos.

-No puedes convertir un sitio público como ese en un campo de batalla, boy, ni pelearte por todo cada vez que te encuentras con un  desajuste  -me dirían luego-

Yo discursearía sobre eso tan clásico que toda paciencia tiene un límite y todo va bien si haces un aviso, y luego dos y luego tres, y ves que siguen haciendo caso omiso de ti (sigo refiriéndome a la comisión por el servicio de correo postal bancario que no recibimos). Esa falta de control de las maquinas es la verdadera cara cínica de la entidad. ¿Qué voy a decir? ¿Que son muy  monos y que no pueden controlar los softs que han instalado y que no es culpa suya? Pues no, la Caixa de Pensions es equivalente a oídos sordos. Cuando te nigunean una vez, dos, tres y cuatro. Dices que no puedes ir de segundo mejillero del reino y admites que tu cara está demasiado roja y sulfúrico para seguir presentando la otra mejilla para que te la pateen.

Propongo que instruyan que la famosa entidad financiera cuide esos pequeños aspectos de su actividad, tanto por lo que hace a instruir a sus empleados de cómo tratar al público como por lo que hace a hacer cobros incorrectos, también por lo que hace a las hojas de reclamaciones. A propósito de estas entiendo que en lugar de ser entregados en mano en los establecimientos públicos todos deberían tener una especie de dispensador de ellas para quien las necesitara y tras rellenarlas pedir los datos faltantes del establecimiento y la firma como demostrativo de acuse de recibo de la hoja a dejar in situ.

Volvamos a La Caixa. Cuanto antes resuelva los detalles comentados antes dejaremos de perder el tiempo de una parte y de otra en este asunto. Claro que se me acaba de ocurrir que un bue tema para el Planeta puede muy bien  podría ser transcribir los contenidos, enriquecidos y suficientemente relatados hasta los más mínimos detalles, de las hojas de reclamaciones. A priori cabe suponer que no habría suficiente material para esto porque los ciudadanos y consumidores en general solemos permitir que nos metan demasiados goles sin protestar ¿y si, para variar, o dejáramos pasar ni uno? Posiblemente la cifra actual de reclamaciones en todo el país se multiplicaría por mil o diez mil en menos de un año y entonces sí habría anecdótica suficiente no para una novela sino para varias.

 



[1] http://www.nonoscallamos.com/node/33

Un mal día

Por Noé Candor - 29 de Marzo, 2009, 14:19, Categoría: Notas de Campo

Estaciono el auto justo delante de las puertas de teatro, el Sant Andreu Teatre, una media hora antes de la función. Mi acompañante se desplaza con  bastones debido a su polio y no es cuestión de que haga pasos extras. La calle  es trecha, ya la conozco de otras ocasiones y de haber hecho esta misma operación. Es la calle Neopátria uno de los nombres más bonitos del callejero barcelonés. E esta ocasión está en obras. En realidad a su entrada había una valla de metal retirada y un disco de prohibido el paso pero que nadie cumple. Puesto que el tiempo necesario para salir del coche es considerable lo monto un poco  sobre la acera aun por terminar para facilitar el paso de otros vehículos. Es una deferencia que pagaré cara cinco minutos después. Yo ya sabía que eso no hay que hacerlo cuando no se tiene la seguridad del estado del firme. Cuando mi compañera está ya fuera lo pongo en marcha  con la intención de buscar un aparcamiento. A los 10 metros, en la esquina contigua, el encargado de puertas del teatro me advierte que acabo de pinchar. Lo dejo estacionado ahí mismo en la esquina dejando para luego la substitución de la rueda. Está lloviendo y confío en que un par de horas después podré hacer el cambio en mejores condiciones. Me  limito a sacar la rueda de recambio de su ubicación bajo el chasis  y dejarla en espera en el portaequipajes.

Esperamos un rato los pocos espectadores dispuestos a seguir la función. No se permite la entrada con los paraguas, para lo que hay habilitado un deja paraguas. Ahí pongo el mío, como es pequeño queda en el fondo. No estoy seguro de esta acción. En realidad me arrepiento de haberlo hecho, tampoco estaba tan mojado como para no llevarlo conmigo. Observo que un hombre mayor sentado en una butaca próxima, con más veteranía que yo en estos detalles, ha metido el suyo y lo encaja cuidadosamente en su funda. A la salida recojo mi paraguas, es el último metido dentro del cilindro de metal. Todavía llueve, al desplegarlo no puedo, una de sus varillas ha sido partida por otro espectador que ha embutido su paraguas dentro del mío rompiéndole. Maldigo mi suerte. Tiro el paraguas y cambio la rueda aunque sigue lloviznando. La de recambio está muy deshinchada. Por un momento pienso que el último usuario la guardó pinchada. El último usuario fue un cuñado o sus vástagos, al que le depositamos el coche en custodia por un año. Lo menciono y lo maldigo por anticipado por si efectivamente guardó una rueda pinchada y se olvidó cambiarla. (¡malditos cuñados!). Observo el vehículo mientras rueda un poco y parece que solo está con muy baja presión. En efecto en la siguiente gasolinera le pongo el kilo y medio de presión de mas que le falta y asunto, en principio, resuelto. En la acera de neopátria el objeto que ha ocasionado el reventón probablemente, más que el pinchazo ha sido el canto de metal de la tira de zócalo que encaja las losas del suelo. Al menos durante el rato de la función he hecho de espectador y me he separado de las adversidades de afuera.

La  asistencia al espectáculo además del rato de entretenimiento me ha proporcionado dos lecciones: no volver a meter las ruedas de mi coche en firme inseguro por mucho que bloquee el paso a los de atrás y no volver a dejar mi paraguas en un paragüero compartido, algo de lo que ya tenía reservas por haber sufrido el cambiazo y quedarme con uno peor al mío, según creo recordar.  Las dos lecciones remiten a un troco común: relativizar la  importancia de la deferencia cuando el riesgo que se corre es probabilísticamente demostrable. Ese paraguas era la primera vez que lo usaba y una rueda pinchada por deferencia no es la primera vez que me ocurre. En otra ocasión en la Gran Vía de la misma ciudad con la misma acompañante  para no perturbar el paso al autobús de línea subí el mismo coche a la acera la cual esta bordeada con un canto muy afilado. Reventé y tuve que cambiar toda la rueda. Una pasta. Evidentemente la lección de entonces no la aprendí lo suficiente. Pregunta ¿Quién es antes, la gente o el coche propio? Respuesta: por supuesto el coche. La deferencia como prioritario no se suele traducir luego en una alta cuota de  solidaridad activa cuando la necesitas. Todo el mundo puede esperar 3 o 5 minutos incluso y emplear la espera para meditar o gozar de la escena. Por cierto puede emplear el tiempo de meditación en considerar porque razón no hay parkings  reservados para minus e las proximidades de espacios culturales o públicos que son o deberían ser los primeros interesados en facilitar el acceso de todo tipo de personas, incluidas las que tienen dificultades de movilidad.

Hay una tercera lección oculta. No existen los malos días, existen los malos planteamientos que los desmontan convirtiéndolos en cubículos de experiencias desagradables que te puedes evitar.

Me apunto todo eso en la agenda mental para no olvidarlo en siguientes ocasiones. No volveré a meter las ruedas de mi coche en suelos peligrosos, no volveré a meter mis paraguas en paragüeros peligrosos, no volveré a dejar mi coche a cuñados descuidados, no volveré a meterme en una calle en obras con un prohibido pasar que tiene toda la lógica de  ser ordenado. No tengo responsable al que criticar. Bajo mi responsabilidad tengo que conseguir otro paraguas y tendremos que pagar por una rueda un coste bastante más elevado que el precio de la taquilla por el espectáculo que fuimos a ver. Paradojas existenciales.

En las observaciones detallescas descubro de mi mismo tal vez mas incongruencias que en el discurso megateórico. Como no puedo ser espíritu puro alejándome de las materialidades seguiré usando coches y viendo interrumpidos mis trayectos por calles cortadas. El mejor paraguas para enfrentar esas eventualidades es el de tener unos buenos criterios. El otro paraguas, podrá esperar. De hecho nunca he sido un buen usuario de paraguas. Para saber ir por la vida con un paraguas hay que ser británico y yo he tenido otras suertes sin ser educado en nieblas y humedades.

El tabú del incesto

Por WalkiriaSumionda - 3 de Marzo, 2009, 18:03, Categoría: Acuse de Recibo

En la Vanguardia del 12X05  Silvia Barnett  elige “he leído lo que te hace tu padre”  por titular de una noticia sobre violación presunta: el caso de un padre que presuntamente por 4 años fue a la habitación de su hija desde sus 12 a 16 de edad para hacerle entre 60 y 80 tocamientos, incluyendo una  tentativa de penetración con un consolador.  El hombre  fue denunciado por su esposa y madre de la pequeña y el fiscal pide 16 años para el acusado. Los temas de violación o presunta violación generan más morbo que la violación misma. Leída con lupa la noticia párrafo a párrafo resulta que todos ellos están dedicados a lo que dicen unos y otros y no da referencia a ninguna demostración. Es la palabra de la chica contra la de su padre y al revés. La chica tiene dos aliados, su madre, conviviente del denunciado y su amigo  conocido por chats de internet, el cual le escribió una carta, espiada por la madre, que fue la que levantó la liebre. Son dos personas que se basan por efecto de simpatía encadenada con la versión de la niña. Puede mentir o no. No lo sé. En todo caso la justicia se distingue por el hecho de conocer la presunción de inocencia mientras no se demuestre lo contrario. Evidentemente creer eso es  artículo de fe. En la práctica se juzga y condena constantemente sin pruebas. Y la impronta de los jueces los convierte en adivinos de no más categoría que los echadores callejeros de cartas con mesita y taburete. Es posible que el hombre hiciera esos tocamientos. Leer cuentos o explicar relatos a nuestros hijos mientras les acariciamos el pelo también son tocamientos. Rascar la espalda no lo es menos. Puesto que el contacto epidérmico más ordinario y la sensorialidad más básica corren el riesgo de ser criminalizadas los padres tendrán que acceder a su paternidad con el código penal bajo el brazo. La sociedad ha olvidado que el despertar de la sexualidad no empieza con la mayoría de edad legal. El placer genital empieza prematuramente en la primera infancia.

El caso que nos ocupa por sí mismo es dudoso. El perfil del violador no es el que mantiene una relación de nutrida  exlcusivamente de caricias. Es el despiadado que fuerza, golpea y penetra, incluso desgarrándolo, a otro que no quiere y con furia e insistencia y repetición para satisfacer su demanda sexual. La  pubertad es la edad del cuerpo en transformación que despierta la curiosidad del mismo sujeto y de los adultos que le rodean. Una chica a los 12 años es una media mujer que levanta miradas. La Lolita de Nabokov de la década de los 50  describe una relación de mando de la niña frente al adulto del que se enamora de ella. El terror cultural al incesto viene determinado por un atávico proceso contra las relaciones endogámicas por la gestación de monstruosidades biológicas. La sociedad tendrá que revisar algún día u otro este tema y repensar la introducción sexual de sus hijos a manos de sus padres, es decir de sus adultos más inmediatos, masculinos y femeninos. La hipocresía social  se viene haciendo la progresista al pensar que los temas sexuales han dejado de ser proscritos por poderlos hablar abiertamente en espectáculos, en la escuela y en casa, pero el tabú pervive tan intenso como en otras épocas de oscurantismo.  Los padres suelen cerrar la puerta de los cuartos de baño cuando se duchan y los preadolescentes suelen avergonzarse de sus anatomías desnudas a partir de experimentar cambios fisiológicos y hormonales. El peso de la vergüenza se combina con una actitud de rechazo a compartir ciertos hallazgos corporales.

Supongamos -repito supongamos- que ese padre, con la vida  a estas alturas ya estigmatizada por le proceso judicial en el que es culpable se demuestre o no lo hecho (difícil por otro lado hacerlo sin pruebas de semen en la vagina de la niña), lo único que ha hecho ha sido caricias asexuales y tan solo la fecunda imaginación de la niña ha puesto el resto. Quizás el fiscal que le pide una barbaridad de años (muchos más que los solicitados por asesinato injusto como el crimen más execrable) reconocería  que la situación se presta a la duda, y que tanto la niña afectada como el padre corruptor deberían beneficiarse de ella. La una por mantener en callado algo  tan traumático para ella por tanto tiempo si así lo era y el otro por ser acusado a partir de una confidencia que puede ser perfectamente una invención hábilmente explotada por la madre (la esposa conviviente) que en una nueva versión de Mia Farrow en todo su mezquino affaire con el cineasta W Allen al que el sistema no le pidió perdón pro ser acusado por la paranoia de Mía,  da por válida la confidencia ante la conjetura de ella en lugar de preguntar al denunciado.  El mismo enunciado periodístico es ya de una lesividad enorme. Un hombre juzgado por violar, es una oración que presupone que tal violación ha existido. ¿Qué diría la periodista que lo ha escrito  si estuviera ella referida en las mismas páginas que escribe por algo similar basado tan solo en la denuncia de aun niño de su barrio en su contra por tenerle tirria por otra razón? S. Barnett es un buen pretexto para explorar un modo de hacer periodismo que lejos de sanar las relaciones humanas y dignificar la comunicación mediática, echa fuego a aquella y deslegitima ésta.

Necesitamos saber cosas, no perder el tiempo en transmisión de conjeturas y en titulares sensacionalistas.  Tal como se han puesto las cosas en este país. Basta que hoy en día una mujer diga algo en contra de un hombre para que su palabra vaya a misa y él a la cárcel. Asistir a la abundante casuística pone los pelos de punta aún más que los peores relatos de Lovecraft no ya por la capacidad sanguinaria de convivientes entre ellos sino por la incapacidad del sistema en hacer indagaciones verosímiles de lo sucedido.  La ley de violencia de género es  discriminatoria en relación al hombre y bondadosa en relación a la mujer. Dentro de un tiempo cuando el estado se haya dado cuenta de la cantidad de vidas que ha contribuido a destrozar, de lo cual no nos cabe ninguna duda que lo está haciendo, frenará su  actitud a la vista de una estadística aplastante de jurisprudencia negligente e ilegal. Mientras tanto contribuirá a una sociedad policial en la que los hijos denuncian a los padres y las mujeres utilizan desavenencias conyugales o diferencias de criterio para denunciar a sus cónyuges y sacarles una buena tajada. ¿Es que alguien duda a estas alturas que uno de los negocios más rentables de hoy en día es casarse con un tonto que ponga el patrimonio para luego echarle de casa aludiendo malos tratos?

La relación sexual entre un adulto y un joven tiende a ser mal vista en cualquier situación. La sociedad no perdona ver a señoronas con chicos jóvenes  (¿cómo admitirla en Marguerite Yourcenar  con su amigo de unos 40 años menor que ella viajando cuando ella era anciana u otras relaciones bipersonales que se han zafado del superego social investido de docta moral y desprovisto de la menor ética?). En este caso se hablará de una lady y un gigolo al que le paga por los favores de su juventud. En el caso inverso una chica con un hombre mayor se hablará de perversión de este en contra de aquella.

El Blog

Calendario

<<   Enero 2011    
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog