Marzo del 2008

Veladas Espectaculares

Por YASHUAbcn - 2 de Marzo, 2008, 19:26, Categoría: General

.

Desde el principio de Comunafem las comunitas adquirieron la costumbre de hacer veladas hasta tarde con conversaciones gustosas que terminaban con actos de amor compartidos y apasionados o en ocasiones con discusiones idealistas y utópicas sobre el futuro que les gustaría vivir como personas en una humanidad integrada y liberal. Con el crecimiento del grupo con docenas de nuevas mujeres dispuestas a la felicidad in extremis instituyeron una especie de programario de espectáculo diario. Todas eran espectadoras y actrices. La rotatividad de todas marcaba la frecuencia de su paso por el escenario. Los actos eran de todo tipo: desde los más frívolos: sexo explícito o streptease, a declamaciones poéticas, cantautoras, conferencias intelectuales, conciertos de piano. El arte fue sumamente mimado, además de las tareas ocupacionales para el mantenimiento y desarrollo de su asociación rara era la comunita que no tenía dos o tres aficiones de tipo intelectual artístico. Con los años el número de las comunitas contadas por cientos permitió que en una misma velada estuvieran programadas dos o más actividades al mismo tiempo y hasta un total de media docena. Parte de esas actividades terminaron por ser ofrecidas a la calle dentro del repertorio de espectáculos de los que podía gozar la ciudad. Además de estar anunciadas en guías de ocio y turísticas, las comunitas editaban su propio folleto de espectáculos. Teatro, cabaret, gimnasium y biblioteca nocturnos y todo lo demás.

Comunafem era un centro punta de variedades por todo lo que ofrecía. Lo más escandaloso seguiría siendo su maquina de follar de 24horas sobre 24 en su esquina cloaca y los espectáculos de lucha libre de mujeres desnudas en el Price una vez por mes. Aprendió a combinar con el paso de los años los espectáculos de puertas abiertas convirtiéndolos en los primeros del ranking de atracciones de la ciudad con sus espectáculos privados o de acceso restringido para los mas allegados. Las noches eran para la cerveza, para los susurros, para los preparatorios verbales del amor, para la puesta en escena de pequeñas y grandes ideas, para la música, para los contorneos, para las alegrías, el humor, la diversión, el relax, el descanso. En realidad esas veladas se iniciaron en torno a los textos que Adrian fue enviando durante sus quince años de viajes por el mundo. Su originalidad extrema y su amplitud de estilos e informaciones fue generando lentamente una expectación y una espera que se transmitió del primer grupo de 7 mujeres a las otras que se les fueron agregando. Todo empezó convirtiendo los viernes noche en el día de la lectura de la carta de Adrian. Así lo llamaron: los viernes de Adrian. Junto a las cartas llenas de comentarios jocosos y anécdotas pronto se unieron los relatos imaginarios, el erotismo pornográfico y artículos ensayísticos. Las comunitas estaban encantadas con estos envíos regulares y se enfrentaban a un extraño fenómeno, el de tener una relación periódica con un hombre sin tener motivos para quejarse por su comportamiento. Algunas comunitas de las siguientes hornadas, de las agregadas, se molestaron un poco no tanto por ese ritual de los viernes como por el hecho de que girara en torno a los contenidos mandados por un viajero distante. Algunas veces se hablaba en torno a ese hecho.

-La culpa no es del viajero. Adrian es un verdadero artista. Hace de todo: literatura, diseño y música. Cada cierto tiempo nos envía sus cassettes con nuevas composiciones musicadas o poéticas por musicar. Es un genio –dijo Sidonia-

-La verdad es que nos hemos acostumbrado a sus envíos. Escribe como un ángel, nos tiene cogidas por el lado de la sensibilidad. Ninguna de nosotras ha mostrado hasta ahora las virtudes creativas de él –dijo Rebecca-

-Tal vez lo que me molesta es que sea un chico el que nos ilustre con su genialidad y no sea una mujer viajera la que lo haga. Es un modo de reconocer nuestra inferioridad a los hombres –dijo Putania-

-No creo que tengamos motivos para sentirnos inferiores a nadie y tampoco a él. Lo tenemos como nuestro hermano ausente. Su distancia nos sosiega. Un día u otro volverá estoy segura de eso, mientras tanto no veo porque hemos de privarnos colectivamente de sus envíos –dijo Sandra-

-Pienso que la prevención de Putania es compartida por otras hermanas y el problema no es tanto el quien como el qué. Si convirtiéramos los viernes de Adrian en los viernes de todas con propuestas originales de nuestro hacer que fuéramos compartiendo, esa sensación negativa que se ha expresado posiblemente se eliminaría –dijo Silvinna-

-Propongo convertir lso viernes en veladas espectaculares en las que todas las que quieran o queramos ofrecer nuestros textos podamos hacerlo organizando una especie de rotatividad de turnos. Estoy segura que todas tenemos algo de artistas y de genios por tanto todas podemos ofrecer alguna clase de espectáculos para todas –propuso Putania-

A partir de esa conversación se terminó por decidir en una de las Asambleas magnas la conversión de esas reuniones en un rotatorio de espectáculos que a fuerza de ver aumentadas las iniciativas artísticas de distinto tipo también enfrentó la tesitura de tenerse que extender primero a los jueves, luego a los miércoles y finalmente con el paso de los años a todos los días de la semana. Las más antiguas siguieron llamando a las veladas espectaculares los viernes de Adrian fuera el día que fuera de la semana pero la mayoría las refería como las veladas que empezaban más allá del horario de cenas hacia las 10 de la noche y podían prolongarse hasta pasada medianoche. Los viernes y sábados incluso hasta las 5 de la mañana.

Adrian desde Pakistán apoyó la idea de convertir las veladas en un espectáculo diverso.

Queridas hermanas, mamás, mujeres de poder: Celebro vuestra programación. Complace a mi ego saber que entorno a mis cartas y artículos hayáis ido consolidando esa especie de ritual de las lecturas y comentarios. Preveo que despues de unos meses seréis una factoría de creaciones continuas. El arte es una de las pocas cosas que nos puede unir a todos los seres humanos por encima de nuestra condición de género, nuestra raza u origen. Por mi parte continuaré escribiendo mi aventura de la vida y componiendo y enviándoos ambas cosas en la medida que lo sigas aceptando y sigáis interesadas en mi existencia. Por mi parte la única referencia verdaderamente importante que tengo del mundo fuera de mi inmediatez y de mis geografías sois vosotras y vuestro proyecto y mis hijas que están creciendo bajo vuestro ampara y vuestras revolucionarias ideas.

Querido Adrian. Hemos empezado a compartir los viernes en torno a tus largos textos que han sido un perfecto sustitutorio de la televisión y de otros enredos venidos del mundo exterior, con los de Dinarama que se está revelando como una poeta singular. Sus versos expresan lo que sentimos todas y su declamación escenificada y teatralizada nos pone la piel de gallina. Ella ya se había distinguido como una de las mejores lectoras en voz alta de tus relatos.

Pronto las veladas-espectáculo aumentaron en extensión las veladas de los viernes y reclamaron otros días. En una de las asambleas-magna se discutió en profundidad uno de lso temas socialmente no resueltos, el de la división entre la farándula y el resto delos mortales que viven de sus trabajos mezquinos o asalariados o mediocres. Despues de varias horas de discusión, textos cruzados con posiciones argumentales complementarias y otras asambleas mas se terminó de madurar una idea consensuada: de la misma manera que todos los demás roles de la comunidad eran compartidos y pasaban por un protocolo de alternancia, se consideró que lo artístico por encima del talento individual podía y debía ser la proyección de todas. El potencial artístico existía per se, faltaba la instrumentación de sus maneras para que eclosionara. Su puesta en práctica seria además una forma terapéutica para toda clase de desinhibiciones y cada una podía aprender y disfrutar con las ocurrencias de las otras. La discusión a partir de ese momento seria acerca de las inevitables comparaciones y quien interpretaba mejor los papeles en los que se metía. Con el tiempo la programación de las veladas se fue anunciando a nivel interno para que todas las comunitas estuvieran al corriente de lo horarios y las fechas de las representaciones las cuales eran aceptadas en su grado de desarrollo, fuera el de ensayo o fuera el de obra terminada. Poco a poco parte de la planificación fue publicada como programa de la guía del ocio y de la cultura, Eso fue una bonita manera de dar a conocer a la ciudad y a los turistas que llegaban hasta ella otros aspectos d las comunitas. En pocos años el mundo de la farándula tuvo que tener en cuenta las propuestas de nuevo cuño de la cantera comunita.

En una sola velada podía haber una ronda poética con varias comunitas leyendo los suyos; una ronda de música con guitarras, celos, bongós, clarinetes, una sesión de striptease con varias estripteasers abriéndose de piernas en sus gimnasias de la barra vertical y un rato de comunicados de prensa seleccionados. Poco a poco el perfil de la programación en cada día de la semana se fue especializando más en unos fondos que en otros. De viernes a domingo se fueron quedando los platos fuertes de obras teatrales colectivas y de conciertos; el resto de las noches se iría de dedicando a noticias, artículos, relatos cortos, representaciones poéticas, músicas de autor. Muchos lustros despues cuando Adrian regreso a Comunafem para quedarse fue el mismo quien leyó sus relatos que no dejo de escribir ya que el viaje de la vida continuaba aunque su viaje geográfico continuo hubiera cesado.

El Blog

Calendario

<<   Marzo 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog